El caso de los bombones envenenados
Anthony Berkeley Cox

Anthony Berkeley Cox (Waldorf, 1893 – Londres, 1971)
Fue una figura fundamental en el desarrollo del género de la literatura detectivesca. Miembro fundador del Detection Club, publicó toda su obra entre 1925 y 1943. Escribió algunas novelas bajo los pseudónimos Francis Iles y A. Monmouth Platts. Su novela Before the Fact fue adaptada al cine en 1941 por el cineasta Alfred Hitchcock bajo el título Suspicion. Destacan títulos como El caso de los bombones envenenados (The Poisoned Chocolates Case, 1929), El crimen de las medias de seda (The Silk Stokings Murders, 1928) o Premeditación (Malice Aforethought, 1931)
Sus novelas se caracterizan por la agudeza intelectual y el sentido del humor. Las tramas, siempre apasionantes, se aderezan con diálogos ingeniosos e irónicos, que acercan el género policial a la sátira e incluso a la parodia. También experimentó con otras vertientes de la literatura criminal, como la novela de suspense y el policial inverso.
Algunas de sus novelas incluyen agudas reflexiones sobre el género detectivesco y sobre la técnica utilizada por el propio autor. Exhibió gran destreza intelectual y una extraordinaria habilidad para la construcción de sorprendentes rompecabezas criminales.


Reseña en Whodunit.

SKU: 300-1-1-1 Categoría: Etiquetas: , ,

Descripción

Todo comenzó el día en que sir Eustace Pennefather, un conocido mujeriego, recibe una caja de bombones en su club de Londres. Poco aficionado al chocolate, se la entrega por casualidad a un conocido del club, cuya mujer es una apasionada de estos dulces. La pobre señora muere al poco tiempo, víctima de una intoxicación por nitrobenceno.
El asesinato tiene desconcertado a todo Scotland Yard.
El presidente del Círculo del Crimen, un excéntrico club compuesto por seis aficionados a la criminología, propone a sus miembros el reto de esbozar cada uno de ellos una teoría que esclarezca el crimen. Los resultados de sus investigaciones serán expuestos por turnos en las ponencias más sorprendentes que el lector pueda imaginar. El final no dejará a nadie indiferente.
El caso de los bombones envenenados, publicada en 1929 por Anthony Berkeley, es una obra de ingeniería y de inteligencia, una auténtica exhibición de habilidad para construir rompecabezas y para conducir al lector por donde menos se lo espera. Supone toda una reflexión acerca del género detectivesco y, al mismo tiempo, una apasionante aventura intelectual en busca de la verdad. ¿O quizá solo se trata de una broma?
Al texto original se han añadido, a modo de apéndices, dos capítulos más salidos de las plumas de dos grandes maestros del policial: nada menos que Christianna Brand y Martin Edwards. Ambos recogieron el testigo de Berkeley y fabularon sendas hipótesis alternativas a las propuestas por el autor original. ¿Con cuál de todas se quedará el lector?
Esta edición incluye, además, un estudio introductorio a cargo de José Ignacio Escribano y Noemí Calabuig.

Un clásico indiscutible de la novela policiaca que todo aficionado al género debe atesorar en sus estanterías.

«En el panteón de la novela policíaca, no hay nada que se le parezca». Martin Edwards
«Uno de los relatos más asombrosos de la historia de la ficción detectivesca». Julian Symons, Historia del relato policial



Reseña en Whodunit.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El caso de los bombones envenenados
Anthony Berkeley Cox”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

«La composición de un buen asesinato exige algo más que un par de idiotas que matan o mueren, un cuchillo, una bolsa y un callejón oscuro. El diseño, señores, la disposición del grupo, la luz y la sombra, la poesía, el sentimiento se consideran hoy indispensables en intentos de esta naturaleza. Ya hemos dado lo suficiente a la moralidad: ha llegado la hora del buen gusto y de las Bellas Artes».
Thomas de Quincey