El hombre hueco
John Dickson Carr

21,50 I.V.A. incluido

Considerada la mejor novela de habitación cerrada jamás escrita por la Asociación de Escritores de Misterio de América, El hombre hueco desarrolla uno de los enigmas más fascinantes de la historia de la literatura policíaca.

Descripción

A un asesinato incomprensible se suma un segundo crimen aún más desconcertante. El doctor Gideon Fell, la más memorable de las creaciones de Dickson Carr, se enfrentará a ellos y estará a punto de fracasar por primera vez en su carrera.
La acción nos traslada de un Londres brumoso a los enigmáticos Cárpatos. El misterio irresoluble de la habitación cerrada se nos presenta acompañado de ilusionismo, historias de hombres enterrados vivos, antiguas leyendas sobre vampiros y un triángulo amoroso. La combinación de los elementos que conforman esta maravillosa novela da un resultado inolvidable.
El autor, para acabar de redondear la obra, se permite incluir un capítulo metaliterario en el que el detective reflexiona sobre los mecanismos de la novela policíaca: «La conferencia sobre la habitación cerrada». Supone uno de los momentos cumbres de la literatura detectivesca.
La edición incluye una introducción a cargo del especialista Juan Mari Barasorda.
No se pierdan este clásico que cualquier aficionado al género debe conocer.

Muy pocas historias de detectives me desconciertan hoy día, pero John Dickson Carr lo consigue siempre. Agatha Christie
Tiene un sentido de lo macabro que lo eleva por encima del resto de escritores de historias de detectives. J.B. Priestley

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El hombre hueco
John Dickson Carr”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

«La composición de un buen asesinato exige algo más que un par de idiotas que matan o mueren, un cuchillo, una bolsa y un callejón oscuro. El diseño, señores, la disposición del grupo, la luz y la sombra, la poesía, el sentimiento se consideran hoy indispensables en intentos de esta naturaleza. Ya hemos dado lo suficiente a la moralidad: ha llegado la hora del buen gusto y de las Bellas Artes».
Thomas de Quincey